Gestión patrimonial

La gestión patrimonial es inherente a la forma que tiene esta empresa de entender la relación con nuestros clientes. Estamos dedicados a aumentar el valor del patrimonio gestionado. El despacho presta los servicios de asesoramiento e intervención procesal pero también la gestión de rentas, control contable, inversiones y puede intervenir en toda la cadena de toma de decisiones con el objetivo de consolidar y aumentar el valor patrimonial de nuestros clientes.

El despacho ha desarrollado un contrato marco a través del cual ponemos a disposición de nuestro cliente todos los recursos de que disponemos. Si nuestro cliente posee un patrimonio, el despacho pondrá a su servicio un contable, un abogado y un director de operaciones.

Con estas tres piezas el cliente dispondrá de un control exhaustivo de su patrimonio, de manera que podrá aprovechar la ciencia contable, las determinaciones procesales (desahucios, contratación, reclamación de rentas o cantidades) y los criterios de inversión de profesionales con una amplia experiencia en el cuidado patrimonial. A cambio, el despacho obtendrá un porcentaje respecto de la facturación obtenida anual.

El cuidado de un patrimonio es un trabajo que requiere de una relación contractual muy estrecha con el cliente. La confianza es un factor fundamental entre el despacho y el cliente, de forma que, sin ella, el despacho no aceptará el encargo, ni el cliente podrá autorizar el trabajo.